No señora , no insista, esto no es un "Centro de asistencia al suicida", y además en esos centros no le brindan ayuda para suicidarse, todo lo contrario: tratan por todos los medios de disuadirla... ¿Como dice... ?, ¿por que entonces no se llaman "Centro de asistencia al que no quiere suicidarse"... ?
No lo se, la verdad es que nunca lo había pensado...

jueves, 6 de enero de 2011

Noche de Reyes


Anoche, mientras todos dormían, vinieron los Tres Reyes Magos a casa.

Sus camellos se tomaron el agua y se comieron el pasto que mis hijas habían preparado y, antes o después, los reyes dejaron regalos sobre los zapatitos de mis hijos.
Por si alguna duda hubiera, quedaron las huellas de los camellos por todo el comedor a modo de prueba. Mi hija mayor las mira y se ríe, no se si cree aun en los reyes, o si cree que el padre debe ser muy ingenuo como para esperar que ella crea que esas son autenticas huellas de camello.
Es una cuestión de fe, creer es querer que sea verdad y vivir como si lo fuera. Mas o menos como el amor.
¿Que te trajeron a vos los reyes magos?

8 comentarios:

The Little dijo...

Sería bonito poder conservarles la ilusión para siempre. Cuando se crece eso ya no se tiene. Cada año se pierde un poquito más de ella y hay quien la pierde de golpe. Espero que ambas no la pierdan antes de hora.

Feliz 2011.

Daniel Rico dijo...

Hola Amiga!

Que gusto saber de vos!

Ojala asi sea, y que cuando abandonen estas iluciones sea por otras mejores, mas grandes y mas justas.

Feliz 2011!

mi nombre es alma dijo...

Me trajeron poesía, como siempre.

Daniel Rico dijo...

Hola alma!

Que afortunada fuiste!

Larabi dijo...

me gustó! Saludos desde Cipolletti.

Patty dijo...

Hola Daniel, depsues de tiempo puedo leer mi blog escribir y leer el tuyo :)
y adivina que me trajeron los reyes magos...Un buen trabajo :)
Saludos Daniel, nos leemos

Daniel Rico dijo...

Larabi: saludos distantes ¿frio el sur?!

Patty: Buenisimo!, me alegra saberlo, pasare a leerte tambien!

6 de junio de 2011 19:28

Mariel Ruiz dijo...

todo lo que creemos es real